Diarios Íntimos del Señor de los Anillos: Parte 14

4 03 2008

El diario secreto de Elrond

Día 1:

Corté con Isildur. Como si la hobbitofilia pervertida no fuera suficientemente mala, el insisía en usar joyería de oro aún en contra de mis consejos. Confirma mis sospechas de que los humanos no sólo son la raza más débil de la Tierra Media, sino que también son muy malos para vestir accesorios.

PD: Gran batalla, ganamos, Sauron vencido. Saqueamos Barad-dur pero había una notable carencia de objetos bonitos para llevarse a casa. Los gustos decorativos de Sauron definitivamente tienden a lo negro, rugoso y andrajoso. No me va.

Día 3:

Isildur fue emboscado por orcos y asesinado. Le dije que su pobre sentido del vestir atraería a la peor gente.

Día 2,0045:

Estoy muy aburrido en Rivendell. He decidido convocar a un concilio y nombrarlo como yo. Invitaré a todos los hombres disponibles de la Tierra Media que no tengan nada mejor que hacer el fin de semana que venir. ¡Viva yo!

Espero que Legolas no asista; aún recuerdo aquella fiesta en la Segunda Edad cuando desapareció misceriosamente, junto con ocho litros de mis burbujas para baño de fresa, una botella de aceite de olivo, y tres de esas criaturitas hobbits de la Comarca que Isildur extrañamente quería tanto.

Día 200048:

Mierda. Legolas fue el primero en confirmar asistencia para mi fiesta. Desearía que no me escribiera en papel rosa perfumado porque me hace estornudar. Sin embargo se ofreció traer el juego de Twister para jugar. Eso junto a la disco ball que me prestó Sauron en la Primera Edad harán que sea una excelente fiesta.

Día 200050:

Sorpresa inesperada, ya que llegó Gandalf, aparentemente sólo para gimotear por que se bronquó con Saruman. ¿Acaso parezco House? ¿Por qué todos me traen problemas?

Día 200051:

A Gandalf no le gustó la idea del Twister y ha rechazado mi sugerencia de una polka como tema musical del Concilio. En vez de eso insiste en que nos sentemos y hablemos del aburrido destino de la Tierra Media, vencer al mal, bla bla bla. No veo por qué tenemos todos qué sufrir sólo por que Isildur nunca pudo dejar el hábito de la joyería.

Día 200059:

Gandalf me hizo regresarle la disco ball a Sauron. Me dijo que ordenara mis prioridades. Miren quien habla — él es el que atrajo una multitud esta tarde con ese truco del sombrero picudo que le gusta hacer. A Glorfindel le horrorizó tanto el truco del sombrero picudo que no dejó de sollozar hasta que lo calmamos con una aplicación liberal de la hierba de los hobbits. Las nuevas generaciones de Elfos son unos lloricas.

Día 200061:

Finalmente todos llegaron a la fiesta — oh esperen, quise decir el aburrido Concilio Secreto. Me aparté para hacer un berrinche, y me topé con un pequeño hobbit que andaba por el jadrín. Al principio creí que era un adorno de jardín. pero pronto me dí cuenta de que estaba muy vivo. Dice que se llama Pippin. Tal vez Isildur no andaba tan perdido con esto de los hobbits después de todo.

Día 200068:

Muy bien, ¿quién está usando mis burbujas para baño de fresa?

Seguramente que no fue Aragorn, juzgando por el estado de *su* cabello.

Día 200071:

Ruidos de agua emaman del baño del primer piso. Nadie puede entrar. Legonas está haciendo corajes en la sala de juntas, Boromir está rondando las piezas de Narsil, obviamente con la esperanza de que se aparezca Aragorn, y Gandalf sigue con lo del sombrero picudo. Traté de ir a meditar silenciosamente en el jardín sólo para darme cuenta de que alguien ha desenterrado todas las zanahorias. ¿que no se puede tener paz?

Día 200072:

Rechacé dejar que Arwen asista al Concilio de Eldrond, ya que si asiste, seguramente notará que tomé prestada su tiara.

La tiara se me ve mejor a mí, de todos modos.

Día 200075:

El Concilio fue muy abirrudo. Pude decir “DESTINO” unas cuantas veces en un tono muy dramático pero me temo que no impresioné al Portador del Anillo, pues él estaba ocupado defenciéndose de los avances de Aragorn, quien hacía todo tipo de comentarios sugestivos sobre la espada. Será mejor que se cuide. Sam lo matará si intenta algo.

Traté de animarme probándome el vestido morado favorito de Arwen, pero estoy casi seguro de que alguien me estaba viendo, pues podía escuchar risitas que salían del closet de la limpieza. No veo qué era tan divertido — el vestido morado se me ve fabuloso.

Día 200076:

La Comunidad se va mañana. Decidí darle a Pippin un tour de despedida por Rivendell. En el proceso, el vestido morado se aguangó todo. Espero que Arwen no lo note — se pone muy gruñona con sus cosas, y como ya cerraron el Gap de Rohan, probablemente no haya forma de conseguir otro vestido como ese.

Pippin me dijo que el morado me va muy bien. ¡Viva yo!

Anuncios




Diarios Íntimos del Señor de los Anillos: Parte 13

4 03 2008

El diario secreto de Arwen Undomiel

Día Uno

Corté con Aragorn hoy. Insistía en darme una pipa de plastilina y un par de calzones de niño cuando le pedí específicamente un camisón. Lo eché de Rivendell.

Día Dos

Aburrida y solitaria. Me arrepiento de haber corrido a Aragorn. ¿Y qué si quería que me pusiera una peluca rizada y anduviera de rodillas en los momentos íntimos? Estoy seguro de que otros humanos tienen costumbres igual de raras. Ojalá me interesaran los hombres Elfos, pero desde la debacle de Glorfindel en la Segunda Edad cuando me acusó de copiarle el peinado he renunciado a los de mi propia raza.

Día Tres

Alguien se ha estado ptobando mis vestidos otra vez. Están todos estirados y deformes, en especial el morado.

Día Seis

Legolas se enfadó conmigo cuando lo acusé de probarse mis vestidos. Dice que he atentado contra su masculinidad. ¿Qué masculinidad?

Día Once

Legolas sigue enfadado. Dice que los otros elfos se burlan de él desde el incidente de los vestidos. Dice que ya no lo toman en serio como hombre. Seguro ya se olvidó cuando Papi lo llamó “el elfo mas gay que jamás haya habitado la Tierra Media” en el último Concilio. O quizá no le entendió; es terriblemente guapo, pero no muy brillante.

Día Trece

Muy, muy, muy aburrida. Quizá me vaya de Rivendell a buscar aventuras, o de compras.

Día Diecisiete

Fuí a Bree. Le preunté a Mantecona si había visto a Aragorn últimamente. Mantecona dijo, “¿quien, el hobbitófilo pervertido?” le dije que seguramente estaba pensando en otro Aragorn hijo de Arathorn. Dijo “el sujeto de ‘aún no soy rey’, ¿verdad?” No le contesté; algunas personas no merecen mi conversación.

Día Dieciocho

He estado siguiendo a Aragorn por dos días. Nunca había visto hobbits de cerca antes. De pronto el asunto de la peluca rizada tiene sentido. Muy molesta. Fuego Lento.

Día Veinte

¿Acaso nunca jamás se lava el pelo cuando no estoy?

Día Veinticuatro

Es oficial. Aragorn es un completo hobbitófilo pervertiro. Obviamente le gusta el hobbit de los ojos azules llamado Frodo. Sam lo matará si intenta algo.

Día Veinticinco

Acorralé a Sam mientras buscaba hierbas. Le expliqué exactamente cómo era posible matar a un humano de forma instantánea y silenciosa usando sólo un tenedor y una banda de goma. Le dí la vuelta, le dí un empujoncito en dirección a Aragorn… pero nada. “¡Pero lo necesitamos para que proteja a Frodo, dama Elfica rara!”

Hobbit imbécil, no tengo nada de paciencia.

Día Veintiseis

Finalmente decidí hacerme cargo de Aragorn yo misma; estaba a punto de rebanarle la garganta cuando me distrajeron los lamentos del Portador del Anillo. Decidí hacer enojar a Aragorn secuestrando al mini héroe y llevándomelo a un largo paseo en pony.

El pequeño hobbit sí que es adorable, el maldito.

No puedo creer que me estoy muriendo por ese hobbit. Me repito a mí misma: “Estás apartada, princesa elfa. Estás apartada, princesa elfa”. Especialmente no puedo creer que me esté muriendo por este hobbit verdoso y medio muerto.

Día Veintisiete

Perseguida por los Espectros del Anillo. Qué tedioso. Parto a Rivendell.

Día Veintinueve

Bueno, realmente. Ni me le puedo acercar al Portador del Anillo, pues Sam siempre está ahí. Además, encontré a Aragorn espiando en el cuarto de los hobbits. Dijo que estaba buscando un fragmento de Narsil que se le había perdido.

Día Treinta

Los Hobbits son una lata. El personal de la cocina se queja de que se les acabaron las zanahorias. El personal de los baños se queja de que se les acabaron las burbujas con aroma a Fresa. Legolas se queja de que yo quiera ir al Concilio, pues él ya no sería el más bonito. Obviamente mi papi está muy tenso. Ayer me preguntó molesto si yo pensaba que le iba bien el morado. Le dije que por supuesto que no, obviamente está chocheando.

Día Treintaydos

Me pasé todo el día luciendo hermosa en el puente hasta que llegó Aragorn. Lo acusé a quemarropa de ser un hobbitófilo. Me dijo que Isuldur había sido un hobbitófilo pervertido, y que él sólo intentaba construír su carrera de manera similar. Le dije: “Eres el heredero de Isildur, no Isildur en sí”. A lo que me contestó “Si tan sólo fueras más bajita y tuvieras los pies más grandes”

Día Cuarenta

Vaya noche la que pasé con Gimli. ¡Esas barbas! ¡Esa hacha! Estoy pilladísima. Se acabaron los Hobbits para mí, ahora sólo me importan los enanos. Bien, quizá vaya por última vez a ver a Sam darle su baño a Frodo. Después de todo, no saqué esa llave del baño de la bolsa de Aragorn para nada.





Diarios Íntimos del Señor de los Anillos: Parte 12

4 03 2008

 

El diario secreto de Gollum

Día Uno

Asistí a la Junta de Hobbitófilos Pervertidos Anónimos en las Montañas Nubladas sólo para descubrir que era una trampa tendida por Sauron.

Estúpido Sauron.

Día Cinco

Los orcos me hicieron prisiinero en Barad-Dur. Me obligan a ver “Flipper” una y otra vez hasta que me rinda y les diga dónde está el Anillo. Malditos métodos de tortura refinados por milenios. No me rendiré. Permaneceré fuerte.

Día Seis

Los Orcos cambiaron a exhibiciones contínuas de “Aulas peligrosas”. No lo pude afrontar. Les dije dónde está el Anillo.

Día Ocho

Escapé de Mordor. Llegué a la Comarca. Estoy muy decepcionado por que el las últimas semanas nadie ha respondido a mi anuncio personal del Semanario de la Comarca. “Criatura desdentada, fétida y verdosa BUSCA hobbit ojiazul de cabello rizado. Debe disfrutar arrastrarse em la oscuridad, gustarle las joyas y referirse a sí mismo en tercera persona. No fumadores.”

Día Diez

Finalmente encontré al Portador del Anillo en Rivendell, pero no me le puedo acercar ya que constantemente es casi ahogado en la bañera por su voluminoso compañero, y he desarrollado un temor al agua luego de ser obligado a ver la película del delfín 300 veces.

Ugh. Fresas. Odio las fresas.

Día Once

Mi intento de infiltrarme en el Colcilio de Elrond disfrazado de adorno de jardín no funcionó. El desgradable Glorfindel me almacenó en el desván, donde estuve atrapado por horas mientras Elron se probaba todos los vestidos de Arwen frente al espejo, mientras musitaba algo acerca de que después de todo Legolas no era el más guapo. Añoro los tiempos de antaño, cuando los hombres eran hombres y los enanos eran enanos, y los elfos se ponían calzones. Aunque habrá que decir algo sobre el conjunto de botas y falda de Legolas.

Día Trece

Dejé Rivendell, siguiendo a la Comunidad. Le envié a Elrond una carta anónima diciéndole que el morado no va con su complexión. Espero escuchar gritos de ira todo el camino hasta el Paso de Rohan.

Día Quince

No puedo creer que los hombres sigan usando el viejo truco de ‘Soplar el Cuerno de Gondor’ para ligar. Recuerdo cuando el Senescal cambió el plan original de tener el Xilófono de Gondor por ese cuerno. No sé por qué.

Pobre del Heredero de Isuldur, que no tiene Cuerno de Gondor (y los hobbits no mostraron interés por su colección de barbas) ya que obviamente le gusta Frodo. Sam lo matará si intenta algo.

Día Treinta

Muy frío en la cima del Caradhras. Todos quieren cargar a Frodo para subir la montaña. Nadie me quiere cargar a mí para subir la montaña.

Me escondí en la mochila de Legolas, pero el movimiento excesivo me hizo daño en el estómago. Vomité sobre la colección elfica de productos para el cuidado del cabello. Espero que no lo note.

Día Treinta y uno

Muy oscuro en las Minas de Moria. Malo para la persecución. He seguido los fuertes quejidos de Legolas sobre el estado de su mochila y de cómo la humedad del aire de Moria es mala para su piel. Gandalf le pegó un chicle en el pelo mientras no estaba viendo. Me agrada Gandalf. Siempre tiene chicle.

Día Teinta y tres

Me encontré con el Balrog en un elegantemente decorado departamento de soltero subterráneo. El Balrog está muy abatido. Sigue queriendo a Gandalf. Le dije que lo mejor era hablarlo, explicarle a Gandalf que aunque son dos personas extremadamente diferentes, con sistemas de valores y estilos de vida completamente opuestos, no existen reglas para el romance. El Balrog dijo que sonaba como basura New Age. Le dije al Balrog que saliera de la Segunda Edad y comenzara a vivir en el presente.

Día Treinta y cuatro

La conversación Balrog-Gandalf no funcionó tan bien como esperaba, resultando en la muerte de ambos. Tal vez yo no sirva para cupido después de todo.

Espié y observé cómo se achuchaban los Hobbits sobre las rocas. Nadie nunca me quiere achucvhar a mí, sólo por que estoy cubierto de babas, qué injusto. Gimli no es tan galán pero de todos modos Boromir le da sus abrazotes.

Día Treinta y seis

En Lothlorien. Mi intento de alejar a los Hobbits Indistinguibles de Respaldo del Portador del Anillo poniendo zanahorias cerca fue arruinado cuando Legolas encontró las zanahorias y las usó para hacerse una mascarilla. Aragorn le dijo que le avergonzaba que lo vieran con él teniendo la cara llega de zanahoria. Legolas le dijo que él no se veía más joven. Aragorn señaló que tampoco se veía más viejo.

Día Treinta y nueve

Nadie me echa ojitos. No lo puedo afrontar. Me voy a acosar al Portador del Anillo en Mordor. Quizá después de que le arranque el dedo de un mordisco y le robe el Anillo, le agradaría salir a cenar conmigo. Sólo tengo que pensar cómo deshacerme de Sam primero.





Diarios Íntimos del Señor de los Anillos: Parte 11

4 03 2008

 

EL DIARIO SECRETO DEL ESPECTRO DEL ANILLO No. 5

Día 1

Acabo de abrir el regalo de navidad que me dió Sauron. ¡Es un bello, bello, bello, bello anillo!

Día 1,000,967

Recibí una caja de chocolates como aguinaldo de Navidad del Señor Oscuro, otra vez. Como siempre, Sauron se comió todos los de caramelo y dejó los de fresas con crema. Cómo odio esta vida de vil esclavitud.

Sigo incorpóreo.

Día 1,001,056

Dia muy aburrido en Barad-Dûr. No hay nada qué hacer excepto jugar Scrabble con los Orcos. Es muy irritante puesto que los Orcos sólo conocen la Lengua Oscura de Mordor. Intenta escribir Azg Nazg Gimbatul para puntuar como palabra triple. Exacto, eso mismo pensé.

Día 1,001,102

Sospecho que Sauron se está preparando para algo. Lo encontré aplicándose un brillante rimel ceremonial. Sospecho que estará muy feliz cuando vuelva a tener cuerpo y pueda verdaderamente vestirse elegante otra vez.

Día 1,001,105
Sí, Sauron definitivamente se está preparando para algo. Me ha dado órdenes de salir a perseguir a un Hobbit y a un cercano amigo Hobbit, que de algún modo se apoderaron del Anillo Único.
La sugerencia del Señor de los Nazgûl de Angmar’s de poner fotos del Anillo Único en los cartones de leche y esperar a que lleguen las llamadas fue ignorada.

Día 1,001,106

Me han dado un hermoso caballo nuevo y lo he montado.
Montado para cabalgar, por supuesto.
¡Viva yo!
Por el lado negativo, sigo incorpóreo.

Día 1,001,107

Estuve muy cerca de atrapar al Portador del Anillo esta noche, pero el Nazgul principal sufrió in ataque de risa mientras observaba las excesivas miestras de cariño entre el Portador del Anillo y sus tres “compañeros”.

Sospecho que Gandalf eligió al Portador del Anillo por sus ojos azules y sus carnosos labios en vez de por poseer una fortaleza heróica.
Alcanzaremos al niño-bonito hobbit y su harem de novios tamaño portátil en Bree.

Día 1,001,109

Maldito sea Aragorn. Maldito Isildur y todos sus Herederos. Generaciones de Hobbitófilos inservibles. El hijo de Aragorn secuestró al Portador del Anillo. Para combatir la decepción tras no alcanzar las metas impuestas por Sauron, pasé toda la noche bebiendo en Bree. Los habitantes de Bee son muy informativos.
Bebidas: 10 Mai Tais (luego empalamos al cantinero con los palillos)
Matamos: 17 hombres. ¡Vivamos nosotros!

Día 1,001,115

Hemos estado siguieldo al Heredero de Isuldur y a su grupo de Hobits por seis días.
A Aragorn obviamente le gusta el Portador del Anillo. Sam lo matará si intenta algo.

Día 1,001,116

Me pasé un poquito de juguetón con el Portador del Anillo en la Cima de los Vientos. Aragorn se puso celoso y me prendió fuego. I, de hecho, Sam sí trató de matarme, aunque no me dí cuenta de que me había golpeado las rodillas con una sartén sino hasta más tarde.

Día 1,001,119

Conocí a la novia elfa del Heredero de Isildur Hoy. Estaba tan ocupado burlándome de la idea de que Aragorn el Hobbitofilo tuviera “novia” que fui inconvenientemente arrastrado por la corriente.
El caballo está muerto, la armadura toda oxidada. Debo volver a Mordor a que me aceiten.
No, no esa clase de aceitar.
Vaya espectrófilo pervertido que eres eh!





Diarios Íntimos del Señor de los Anillos: Parte 10

4 03 2008

EL DIARIO SECRETO DE MERIADOC BRANDIGAMO

DÍA UNO

Me metí en problemas por encender fuegos artificiales en la fiesta. Sospecho que Gandalf en realidad no está realmente tan enojado y fue una mera excusa para ver dos pobres hobbits como nosotros mojados y enjabonados. Se vió más sospechoso aún cuando al castigo de “lavar los trastos” le siguió el castigo de “pulir la vara de Gandalf” y el castigo de “masajear los pies de Gandalf” y el castigo de “saltar desnudos en el berzal”, digo ¿a quien quiere engañar? en serio. Especialmente con lo de los pies.

DÍA DOS

Un comienzo muy prometedor del día cuando descubrí una zanahoria que tenía la forma perfecta. Más prometedor aún cuando pippin se robó seis coles, dos papas y tres mazorcas, auque no puedo evitar pensar qe Pippin está siendo muy optimista. Digo, yo probablemente aguantaría dos mazorcas, pero no antes del desayuno.

Pero todo se vino abajo cuando nos topamos con Frodo y su ese bruto, ups, leal sirviente Sam, en el maizal. Pippin fue obstaculizado en sus excesivos abrazos con Frodo por Sam, quien de una forma sorprendente arrojó a Pippin por in desfiladero. Con todo el jaleo la zanahoria se rimpió. Estoy muy triste.

DÍA TRES

A campo traviesa con Frodo, Sam y Pippin. Nos persiguen unos sobreabrigados y muy gruñones jinetes vestidos con unos conjuntos negros súper pasados de moda. Como le dije a Gandalf “El Gris” antes, el look monocromático está muy out. ¿Me pregunto si frodo escapará de una ruptura amorosa o de alguna pareja celosa? He escuchado que el intercambio de parejas es la locura en Hobbiton actualmente, aunque yo no le entraría a algo así.

DÍA CINCO

Todo va de mal en peor. Nuestra parada en Bree resultó en el encuentro con un sucio y barbudo hombre quien obviamente es un Hobbitófilo pervertido, aunque nadie me escuche. Insistió em que todos compartiéramos una cama en su habitación en vez de volver a nuestros perfectamente cómodos cuartos, y veló toda la noche probablemente esperando un cuarteto de hobbits bajo las sábanas. No sucedió, pero tuve que pasar toda la noche deteniendo a Pippin por el cinto para evitar que se brincara a Sam para llegar a Frodo. ¿Acaso Pippin se quiere morir, o que?

DÍA SEIS

Desperté de la manera menos placentera, ya que me estaba haciendo cosquillas un humano hobbitófilo. Le dije que no me tocara y dijo “Eso no es lo que dijiste anoche”. Luego de un momento de confusión me dí cuenta de que creyó que yo era Pippin. Le expliqué. El humano se retiró muy avergonzado, luego de explicar “De verdad estoy destinado a ser Rey”. Seguro que sí, y yo soy la Reina Elfa del Bosque Negro.

DÍA SIETE

En Rivendell. Me tocó dormir junto al baño. Toda la noche se oye agua que salpica, y los resíduos de jabón con aroma a fresa hace que el piso esté resbaloso. Anoche desperté y descubrí que Elrond se había metido en mi cama. Se disculpó muy avergonzado luego de que se dió cuenta de que el hobbit que tenía bajo las sabanas no era Pippin.

DÍA NUEVE

Arreglé la zanahoria con pegamento elfico especial. ¡Viva yo!

DÍA ONCE

Acepté ir en una misión con tal de vigilar a Pippin. Tambien tengo curiosidad de ver qué va a pasar con Frodo, ya que obviamente le gusta a Aragorn. Sam por supuesto lo matará si intenta algo.

Espero que intente algo.

DÍA QUINCE

Boromir nos está enseñando a pelear con la espada. Típico de un humano, nada sutil, siempre metiéndose la espada en los calzones y retándonos a nosotros los “pequeños” a que vayamos por ella. Boromir le sacudió el pelo a Frodo y Aragorn casi le rebana la cabeza. Los humanos son muy divertidos. Encontré a Pippin espiando al elfo cuando hacía sus ejercicios matinales pero me las arreglé para distraerlo con una berenjena. No se que haré cuando se me acaben los vegetales.

DÍA DIECISEIS

Boromir me invitó a dar un paseo con él. No voy a caer con el viejo truco del ‘Cuerno de Gondor’. No caeré. No caeré. Oh, que rayos. Sólo esta vez.

DÍA IECINUEVE

Estoy de mal humor. Boromir me llamó “Pippin” en el momento más inoportuno. Le señalé que yo soy Merry y que hemos llevado una significativa relación durante tres semanas, pero él sólo se rió y me sacudió la cabeza. Me dí cuenta de que en realidad no me distingue de Pippin tampoco. Estoy condenado a ser el Hobbin Indistinguible de Respaldo por siempre, incluso en asuntos de romance. Estoy considerando un corte de cabello dramático, tal vez mohawk o algo así.

DÍA VEINTE

Me hice el mohawk pero nadie lo puede ver, ya que está muy oscuro en las Minas de Moria. Es dificil vigilar a Pippin adecuadamente. Al despertar descubrí a Legolas espiándome. Le dije que no era Pippin. Legolas dijo, “no hay mucha diferencia, ¿eh?”. En el jaleo se volvió a romper mi zanahoria. Se la dí a Gandalf para que la arreglara. Gandalf dijo “¡Tonto de Tuk!, tengo mejores cosas que hacer que arreglar tus vegetales”. No lo corregí, pues me da miedo el sombrero picudo.

DÍA VEINTIDÓS

Gandalf cayó en las sombras. Se llevó la zanahoria. Estoy muy indignado. Hice mi mayor esfuerzo para consolar a Pippin, pero lo animó más el homenaje nudista de Legolas a Silmarillion: El Musical.

DÍA VEINTIOCHO

En Lothlorien. Fui visitado por no menos de cincuenta elfos y una marmota anoche, todos convencidos de que era Pippin. Pippin por supuesto está perdido, probablemente ande con Boromir. Alguien tiene qué hacer algo. La marmota es terriblemente persistente. Quizá no, realmente no.

DÍA TREINTA

Nos secuestraron los orcos. Todo va de acuerdo al plan. Le dije a Pippin que tendremos que acostarnos con alguien para escapar. Pippin se ve complacido. Esperen a que se de cuenta de que quise decir que se tendrá que acostar conmigo para escapar. Además. los orcos me han dado una zanahoria nueva como premio por puntar marcas amarillas en Boromir cuando no veía para que le pudieran disparar. Ha sido por completo un buen día.





Diarios Íntimos del Señor de los Anillos: Parte 9

4 03 2008

EL DIARIO SECRETO DE GIMLI HIJO DE GLOIN

DÍA UNO

Grr. Argh.

Día dos

Andar por Rivendell rodeado de elfos me hace daño para la digestión. Le pedí a Elrond que me cambiara al segundo piso, porque no puedo entrar al baño aquí sin tener que soportar la vista de hobbits bañándose entre velas aromáticas. Es ridículo. Me salpicaron con espuma de baño aroma fresa ayer. Por el lado positivo, ahora tengo la barba sedosa y acondicionada.

DÍA TRES

Elrond se niega a cambiarme de cuarto. Otra vez encontré a los hobbits esta mañana. ¿Que ESTABAN HACIENDO con esa zanahoria? Bola de medianos elitistas, ya veo por qué no les crecen barbas decentes.

DÍA SIETE

Sospecho que Aragorn hijo de Arathorn es in hobbitófilo pervertido. Ingnora por completo a su promëtida elfa por perseguir a esos gnomos de pies peludos con calzones de cuero. Afortunadamente yo, Gimli hijo de Gloin, estoy aquí para encargarme de su soledad.

Más tarde.

Las mujeres elfas tienen la estatura exacta para mantener mis orejas calientes. ¡Viva yo!

DÍA NUEVE

Acepté ir en una Misión. Arwen se ha puesto horriblemente aprensiva. Gimli hijo de Gloin no se dejará amarrar. Preferiría pasar el tiempo con hobbits de pies quisquillosos y con elfos presumidos en vez de andar por Rivendel hablando de ‘nuestra relación’.

DÍA TRECE

Muy frío en la cima del Caradhras. Hubo una gran pelea acerca de quién cargaría a los Hobbits para escalar pa montaña. No participé porque estaba ocupado enseñándole a Legolas cómo trenzarse bien el pelo. La pelea terminó cuando Aragorn levantó al Portador del Anillo y se lo metió en los calzones. Así es, el Heredero de Isildur. Sofocó al Portador del Anillo. En serio, qué gente.

DÍA CATORCE

En las Minas de Moria. Puede que haya tenido un ligero error de cálculo, pues parece que el primo Balin ha estado muerto durante al menos sesenta años. Suopngo que debí notar que ha pasado mucho tiempo desde que recibí la última tarjeta de Navidad de los tipos de Moria. Aún así, no se puede esperar que me fije en todo.

DÍA QUINCE

Gandalf cayó en las sombras. Los hobbits lo usaron como excusa para achucharse llorando en las rocas. Sufrí un abrazo masculino de Boromir, aunque me picaba con el Cuerno de Gondor en el plexo solar. Al menos eso cero qye haya sido el Cuerno de Gondor. No soporto pensar si no lo era.

DÍA DIECISEIS

Legolas me dijo que a Aragorn le gusta mucho Frodo. Sam lo matará si intenta algo. Le sugerí a Legolas que tal vez podríamos desear un lider menos lascivo. Luego Legolas me preguntó si me quería bañar con él. Comienzo a sospechar que toda esa poesía Élfica sobre la gloria de los vínculos de guerra entre los hombres deben ser sólo inventos para tapar sus juegos ilícitos de nalgadas.

DÍA VEINTE

En Lothlorien. Galadriel es un pimpollo. Mientras los hobbits se achuchaban y Boromir perseguía a Aragorn, yo tuve tiempo de enseñarle a ella algunos trucos de enanos. Nada elegante, sólo un poco de el Casco Escondido y Escarba la Mina. Muy satisfactorio para todos, excepto posiblemente Celeborn. Ahora que lo puenso, tal vez ese era Celeborn. No distingo mucho entre los elfos.

DÍA VEINTIDÓS

Nos vamos de Lothlorien. Hemos remado en balsas por días. Me estoy sintiendo muy solo. Los hobbits no se ven tan mal. Hasta bonitos, de hecho, a pesar de sus horribles peinados. No me puedo acercar a Frodo sin que Sam me muerda las rodillas, y Pippin sale con Boromir, así que veré si quizá Merry quiere dar un paseo bajo la luna esta noche. Hurra por los vínculos de guerra entre hombres.





Diarios Íntimos del Señor de los Anillos: Parte 8

4 03 2008

 

EL DIARIO SECRETO DE SARUMAN EL BLANCO

DÍA UNO

Aburrido. No hay cable en Isengard. No hay nada qué hacer más que escribirle cartas ofensivas anónimas a Radagast el Café y a Manfred el ligeramente Crema.

Tal vez le eche un vistazo al palantir.

DÍA DOS

Conocí a un tipo m. simpático por el Palantir. Parece que realmente le gusto por mí mismo y no sólo porque soy el mago más poderoso de la Tierra Media. Me pregunto cómo será físicamente.

DÍA TRES

Me estoy desencantando del sujeto del palantir. Se rehusa a mandarme una foto, excepto la de un enorme ojo. Dice que es tímido pero yo sospecho que en realidad es gordo, o quizá peludo. He escuchado historias muy malas sobre las relaciones por palantir. Será mejor que lo enfríe un rato.

DÍA SIETE

Bueno, ¿quién iba a pensar?, el sujeto del palantir resultó ser el Señor Oscuro de Mordor. Vaya suerte. Pudo haber sido peor, supongo. Sauron no es gordo o peludo, sólo una fuerza incorpórea del mal. Me tengo que ir, tengo que entrenar un enorme ejército de demonios pata azotar la Tierra. Además tengo una cita con el manicura. No es fácil mantener las uñas puntiagudas.

DÍA NUEVE

Típico. Acaba de llegar Gandalf y sabe que odio a los que vienen sin avisar. Quería que habláramos del anillo que le dió a su nuevo novio. Gandalf es un terrible Hobbitófilo pervertido. Es una verguenza para la Orden. Sólo quiere presumir y recordarme que él tiene un Hobbit y yo salgo con un ojo. Bien, pues Saruman el Blanco no está para aguantar ese trato. Le mostré mis movimientos de la Federación Mágica de Lucha Libre.Le dí una buena. Viva yo.

DÍA TRECE

Estoy cansado de subir y bajar ocho millones de escaleras para insultar a Gandalf. Lo debí apresar en un calabozo de fácil acceso donde lo pudiera insultar de manera más efectiva, y no tener qué esperar hasta después de la hora del almuerzo.

DÍA CATORCE

Muy bien, ¿quién les ha estado escupiendo chicle a los orcos? En serio.

DÍA QUINCE

Estaba en medio de un insulto buenísimo y Ganadlf se escapó. Oh, bueno. Me ahorrará subir escaleras diario.

DÍA DIECISEIS

He estado observando en el palantir. Gandalf salió de largo día de campo con cuatro Hobbits, un elfo presumido, y un más bien atractivo humano — oh demonios, es Aragorn hijo de Arathorn. Una vez lo heché de Isengard por lloriquear por no ser Rey aún. También hay un personaje de aspecto sombrío y una cosa peluda. Tal vez es un enano.

Que panda de raros.

DÍA VEINTE

He cruzado orcos con hombres trasgos en las cavernas bajo Isengard. Es una experiencia m. tediosa, ya que los orcos y los hombres trasgos se rehusan a engendrar, incluso con cena y flores. La próxima vez intentaré algo más sencillo, como cruzar trasgos y animadoras para crear un ejército capaz de viajar de día y que no se queje de los uniformes rosas.

DÍA VEINTIDÓS

Cuando decidí hacer un ejército de demonios para Sauron no creí que fuera algo tan sucio. Maldigo mi decisión de ser Saruman el Blanco. Debí decidir ser Saruman el Café Lodoso o Saruman el Tenuemente Verdoso. Al blanco se le nota toda la mugre.

DÍA VEINTICUATRO

Si sigo observando el palantir, ¿podría ver a Gandalf hacer el truco del sombrero picudo?

DÍA VEINTICINCO

¡Gandalf hizo el truco del sombrero picudo! El Portador del Anillo está muy impresionado. Araorn obviamente sueña con destruzar al Portador del Anillo. Sam lo matará si intenta algo.

DÍA VEINTICINCO

La cosa peluda es definitivamente un enano. Lo ví jugando al casco escondido con uno de los hobbits. Otro humano parece ser Boromir de Gondor. ¿Que soy el único que quiere ir a Minas Tirith y decirle al Senescal que “Gondor” suena como “Gonada” y que deberían encontrar un nombre menos…? Tal vez sea sólo mi imaginación.

DÍA VEINTIOCHO

Los Uruk-hai están casi listos. Observé hoy a la Comunidad. Boromir convenció a un Hobbit de “Soplar el Cuerno de Gondor”. No me había reído tanto desde que preparé aquella cita entre el Balrog y Gandalf y Gandalf dejó al Balrog con la cuenta del restauranet. El Palantir es magnífico. Mejor que el cable.